La decepción amorosa

amor

La decepción amorosa

 

Cuando atravesamos una decepción amorosa, no logramos aplicar los mismos mecanismos que utilizamos en otros tiempos para superar una situación difícil.  Cuando atravesamos una ruptura amorosa los mismos instintos en los que confiamos, son los que nos llevarán al camino equivocado una y otra vez.  Simplemente no podemos confiar en lo que nuestra mente nos dice. Por ejemplo si observamos a personas que han sufrido una ruptura amorosa, lo que principalmente desean saber es el por qué de la ruptura. Pero aunque reciban una respuesta sincera, se niegan a aceptarla. Una ruptura amorosa produce un dolor emocional tan dramático, que nuestra mente interpreta que la causa debe de ser igual de dramática.  Esto nos puede llevar a crear teorías conspirativas donde no las hay.  Muchas personas pueden invertir muchas horas rememorando la última semana, buscando detalles o indicios que apoyen sus ideas.  Esto no nos hace bien, no nos abre el camino a la sanación. Y sobre todo nos demuestra lo difícil que puede ser para las personas la pérdida de un amor.

Superar una decepción sentimental no es un viaje,  es una lucha, y nuestras razones son las mejores armas.

No existirá explicación de la ruptura que nos conforme.

No hay lógica alguna que pueda Suprimir el dolor que sentimos.

Por eso, no busquemos una explicación, no esperemos una. Necesitamos ese cierre inmediatamente. Empezar por seguir construyendo tu vida no por destruirla. Debemos estar siempre dispuestos a soltar a aceptar que se acabó. De otro modo alimentaremos nuestras mentes con falsas esperanzas  y haremos un retroceso. La esperanza puede ser increíblemente destructiva cuando atravesamos una ruptura amorosa. La decepción amorosa puede manipular nuestras mentes  puede hacer exactamente lo opuesto a lo que necesitamos para recuperarnos.  Una de las tendencias más comunes en una ruptura amorosa  es idealizar a la persona que la ocasionó. Nos pasamos horas recordando su sonrisa,  lo bien que nos sentimos a su lado, Lo único que logramos así es profundizar el dolor de la pérdida.

Para evitar la idealización, debemos lograr un equilibrio, también recordando algunos aspectos negativos de tu ex.  A veces nuestra mente nos dirá que la otra persona es perfecta, pero no lo es.  Y si queremos superarla debemos recordar que  tu ex no es perfección. Y entonces en el momento que lo dices lo sabes.

Otra consecuencia de la ruptura amorosa es que la soledad y el dolor pueden afectar significativamente nuestro funcionamiento intelectual, especialmente en tareas complejas de lógica y razonamiento.

Otras consecuencias pueden ser insomnio, pensamientos invasivos, disfunción del sistema inmunológico.

La ruptura nos deja vacios y para superarla hay que comenzar llenando estos vacios.  Pero primero define quien eres y qué quieres  de tu vida. Superar una ruptura amorosa es difícil, pero si no nos dejamos engañar por la mente y tomamos medidas para sanar, podremos minimizar el sufrimiento

significativamente. Y no seremos los únicos en beneficiarnos. Compartiremos más tiempo con amigos, estaremos más relacionados con la familia, mejoraremos nuestro rendimiento laboral.

Y tengan paciencia, porque procesarlo le llevará más tiempo de lo que pensamos.  Y si duele, sepan que es difícil, es una batalla dentro de la propia mente, y hay que tener la voluntad de ganar.